Costa Rica Recibe Máximo Galardón Ambiental De La ONU Y Anuncia Compromiso Empresarial Climático

Este artículo fue originalmente publicado por LatinClima en septiembre 20, 2019. Se reproduce aquí bajo creative commons.

Costa Rica se hizo acreedora al premio Campeones de la Tierra 2019, el máximo galardón ambiental de las Naciones Unidas, por su papel en la protección de la naturaleza y su compromiso con las políticas ambiciosas para combatir el cambio climático. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente otorga a Costa Rica este reconocimiento en la categoría de Liderazgo Político.

Como líder mundial en sostenibilidad, la ONU considera que la nación centroamericana ha elaborado un plan detallado para descarbonizar su economía antes de 2050, en línea con el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. Con esta iniciativa, el país espera abrir el camino para que otras naciones frenen las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del cambio climático y sus devastadores efectos.

El éxito de Costa Rica al colocar las preocupaciones ambientales en el centro de sus estrategias políticas y económicas es evidencia de que la sostenibilidad es alcanzable y económicamente viable, según la ONU.

“Costa Rica ha sido pionera en la protección de la paz y la naturaleza, y es un ejemplo para la región y para el mundo. El cambio climático exige una acción urgente y transformadora de parte de todos nosotros y, con sus ambiciosos planes para descarbonizar la economía, Costa Rica está a la altura de ese desafío”, dijo Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

“Las emisiones globales están alcanzando niveles récord y debemos actuar ahora para avanzar hacia economías más limpias y resilientes. Es emocionante ver a Costa Rica tomar medidas tan decisivas en esta dirección”, añadió.

El Plan Nacional de Descarbonización de Costa Rica se dio a conocer en febrero de este año e incluye objetivos a mediano y largo plazo para reformar el transporte, la energía, la gestión de residuos y el uso de la tierra. El objetivo es lograr cero emisiones netas para 2050, lo que significa que el país no producirá más emisiones de las que puede compensar, a través de acciones como el mantenimiento y la expansión de sus bosques.

Actualmente, más de 98% de la energía de Costa Rica se produce con fuentes renovables, y la cobertura forestal alcanza más de 53% del territorio después de un arduo trabajo para revertir décadas de deforestación.

En 2017, el país funcionó únicamente con energía renovable durante un récord de 300 días continuos. El objetivo es que toda la electricidad provenga de fuentes renovables en 2030. Ese año, 70% de los autobuses y taxis deberán ser eléctricos, y el 100% deberá cumplir con ese requisito en 2050.

El papel innovador de Costa Rica en la promoción de las tecnologías limpias y la sostenibilidad es aún más notable por el hecho de que este país, de alrededor de 5 millones de habitantes, produce solo el 0,4% de las emisiones globales.

“Recibir el premio Campeones de la Tierra en nombre de Costa Rica, de toda su población, de las personas que han estado antes y en nombre de la futura generación, a mí me llena de orgullo y de emoción, por lo que Costa Rica ha logrado y por lo que aún puede hacer. Me siento muy orgulloso de ser costarricense”, dijo el presidente Carlos Alvarado Quesada.

“Hace cerca de 50 años, el país empezó a avanzar en una serie de políticas ambientales innovadoras, porque el paradigma de desarrollo sostenible está en el ADN de los costarricenses. El plan de descarbonización consiste en mantener el crecimiento económico en una curva ascendente y al mismo tiempo generar una curva descendiente en el uso de combustibles fósiles, para dejar de contaminar. ¿Cómo se genera eso? Transporte público limpio, ciudades inteligentes y resilientes, manejo adecuado de residuos sólidos, agricultura sostenible y una mejor logística”, añadió.

El premio reconoce el historial de sostenibilidad de Costa Rica y también destaca la necesidad urgente de encontrar soluciones a la crisis climática. El año pasado, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático indicó que limitar el calentamiento global a 1,5 °C requeriría cambios sin precedentes para reducir las emisiones de carbono en 45% para 2030 (desde los niveles de 2010), y alcanzar la neutralidad de carbono alrededor de 2050.

El premio Campeones de la Tierra es el máximo galardón ambiental de las Naciones Unidas, que lanzado en 2005 por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente para reconocer a figuras destacadas cuyas acciones han tenido un impacto positivo en el medio ambiente. El premio reconoce a los pioneros que están trabajando para proteger nuestro planeta, desde líderes políticos hasta defensores ambientales o innovadores tecnológicos.

Costa Rica se encuentra entre los cinco Campeones de la Tierra de este año. Las otras categorías son: Visión Emprendedora, Inspiración y Acción, y Ciencia e Innovación.

En América Latina también han sido distinguidos con este premio Michelle Bachelet, expresidenta de Chile, por su destacado liderazgo en la creación de áreas marinas protegidas y por impulsar las energías renovables (2017); el ecologista mexicano José Sarukhán Kermez, por una vida de liderazgo e innovación en la conservación de la biodiversidad en México y el mundo (2016); y la exministra de Medio Ambiente de Brasil Izabella Teixeira, por su visión y papel clave en la reversión de la deforestación de la Amazonía (2013), entre otros.

Más compromisos

En la Cumbre de Acción Climática en Nueva York, el presidente Alvarado pidió la formación de una Coalición de Naciones de Grandes Ambiciones para impulsar un Acuerdo por la Naturaleza que proteja el 30% del planeta para el 2030, considerando que un tercio de las acciones para enfrentar el cambio climático se encuentran en la protección y restauración del entorno natural.

“Los incendios, las inundaciones y el descongelamiento del hielo son las alarmas que piden a los humanos actuar. Costa Rica ha escuchado este llamado de manera clara y sin ambages y desea que todas las naciones se unan en el lanzamiento de la Coalición en el marco de la PreCOP25 de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, por sus siglas en inglés), que tendrá lugar en San José del 8 al 10 de octubre”, propuso el mandatario costarricense.

El sector empresarial costarricense también está haciendo de su parte y también en el marco de la PreCOP25, la Alianza Empresarial para el Desarrollo (AED) y la Dirección de Cambio Climático (DCC) del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) invitan a firmar el Compromiso Empresarial para Aumentar la Ambición Climática, documento mediante el cual las empresas firmantes externan estar preparadas para acelerar soluciones que apoyen el cumplimiento de los objetivos establecidos por el Acuerdo de París.

Durante la Conferencia de Alto Nivel de la preCOP25, que tendrá lugar el martes 8 de octubre por la mañana, se realizará una intervención del sector privado, donde se comunicará la lista de empresas firmantes del compromiso.

Este artículo fue originalmente publicado por LatinClima en septiembre 20, 2019. Se reproduce aquí bajo creative commons.

Jamaica Busca Ser Líder En Acción Climática En El Caribe

Este artículo fue escrito por Adriana Grooscors y originalmente publicado por LatinClima en julio 24, 2019. Se reproduce aquí bajo creative commons.

Para el turismo, el cambio climático ya no representa un evento futuro debido a que está alterando las decisiones de los turistas de hoy. El mundo vio el impacto inmediato del cambio climático más recientemente en 2017, cuando los huracanes Irma y María causaron severas destrucciones en varias islas del Caribe.

Debido a que el turismo es uno de los principales motores económicos de esta región y la mayoría de las actividades turísticas se centran en experimentar su belleza natural, la devastación instó a Jamaica a tomar medidas para fortalecer la resiliencia en la región, comenzando con el Centro Mundial de Gestión de Crisis y Resiliencia Turística y un sector agrícola que fuera resiliente climáticamente.

“El crecimiento económico del turismo y las mejoras en la calidad de vida en los destinos del Caribe dependerán de nuestro fuerte compromiso de tomar medidas en temas globales como el calentamiento global y el cambio climático como consecuencia”, señaló Donovan White, director de Turismo de Jamaica.

Según White, el país tiene el propósito de convertirse en líder de los esfuerzos frente al cambio climático en el Caribe y con ello asegurar el flujo turístico hacia la isla.

Antes de los huracanes de 2017, Jamaica ya había realizado esfuerzos en torno a la independencia energética y una mejor preparación para enfrentar el impacto de tormentas destructivas. En 2004, el país abrió Wigton, el parque eólico más grande del Caribe de habla inglesa. Esta granja provee de energía a más de 55.000 hogares con un sistema híbrido de almacenamiento de energía, que utiliza un volante y una batería.

La proyección del país es utilizar parques eólicos marinos para generar el 50% de toda la energía con fuentes renovables, que también beneficiarán a la industria del turismo.

Otro sector en la mira es el agrícola. Los cultivos sanos requieren un terreno de calidad, el cual puede verse severamente afectado por sequías, inundaciones y tormentas. Existe un gran potencial para restaurar tierras degradadas mediante prácticas como la agricultura orgánica, el pastoreo administrado y la agrosilvicultura. El Den de Durga, una granja ecológica ubicada en el país, trabaja en asociación con la industria hotelera empleando técnicas de agricultura regenerativa, reforestación y capacitación en estas prácticas.

Para promover aún más una economía climáticamente inteligente, el Centro Mundial de Resiliencia Turística y Gestión de Crisis, un recurso único en su tipo en el Caribe, fue desarrollado en la Universidad de las Indias Occidentales. Anunciado por primera vez durante la Conferencia Mundial sobre Turismo Sostenible de la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT) en Jamaica en noviembre de 2017, el Centro se inauguró en enero de 2019 con la misión de llevar a cabo investigaciones y análisis relevantes para las políticas sobre preparación y atención de crisis en los destinos.

Además, el Caribbean Climate Smart Accelerator – o Acelerador Climáticamente Inteligente del Caribe (CCSA, por sus siglas en inglés), lanzado en Jamaica en agosto de 2018, pretende convertir al Caribe en la primera zona climáticamente inteligente del mundo con la implementación de soluciones de resiliencia, energía renovable, desarrollo de ciudades sostenibles, océanos y transporte. Una vez que se establezca la zona climáticamente inteligente, el Caribe no solo busca enfrentar de una mejor manera el cambio climático, sino también generar crecimiento económico e inclusión social.

Jamaica, particularmente, es el destino de algunos de los mejores alojamientos, atracciones y proveedores de servicios turísticos del mundo, ganando numerosos premios a lo largo de los años. Para este año, TripAdvisor colocó a la isla en el puesto #1 entre los mejores destinos del Caribe y el #14 entre los mejores destinos del mundo.

Este artículo fue escrito por Adriana Grooscors y originalmente publicado por LatinClima en julio 24, 2019. Se reproduce aquí bajo creative commons.