Los manifestantes marcharon en las calles de Ciudad de Guatemala esta semana después de que se informara que el presidente Jimmy Morales pediría al secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, que retirara al jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, Iván Velásquez.

Morales ganó la elección presidencial 2015 por un amplio margen. Como candidato, Jimmy Morales fue visto como un forastero político que corrió en el lema de la campaña “ni corrupto ni ladrón”. Esa elección se produjo después de la renuncia del presidente Otto Fernando Pérez Molina de su cargo y posterior detención por cargos de corrupción.

La Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala comenzó en 2007 luego de una solicitud del gobierno guatemalteco. Los tres objetivos principales de la Comisión son investigar grupos ilegales que cometan delitos que afectan a los derechos humanos fundamentales de los guatemaltecos, colaborar con el gobierno para desmantelar estos grupos y formular recomendaciones de políticas públicas. Su mandato original de dos años de mandato se ha ampliado tres veces. El actual mandato de la Comisión expira en septiembre de 2019.

Iván Velásquez fue nombrado por el Secretario General de las Naciones Unidas en 2013 para dirigir la Comisión. Es magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Colombia. Velásquez y los esfuerzos de la Comisión fueron críticos en la investigación del presidente Otto Pérez.

Este año comenzó con la noticia de que un juez ordenó la detención del hijo y hermano del presidente Morales por cargos de fraude. Sus presuntos delitos están relacionados con el escándalo que derrocó a Otto Pérez ya su vicepresidenta, Ingrid Roxana Baldetti Elías. Poco después de que su hijo y su hermano fueron arrestados, el presidente Morales twitteó: “El imperio de la Ley debe prevalecer sobre todas las cosas”.

Mientras que Morales no estaba directamente implicado en los crímenes de sus familiares en ese momento, la noticia fue un golpe a su presidencia que no había logrado estar a la altura de las expectativas del público. El gobierno de Morales sufrió otro golpe en marzo cuando la Corte Suprema de Guatemala despojó a Édgar Justino Ovalle, aliado de Morales y miembro del Congreso, de su inmunidad de procesamiento. Ovalle es acusado de crímenes derivados de su tiempo en el ejército durante la guerra civil.

Más recientemente, surgieron acusaciones contra el Presidente Morales relacionadas con violaciones a las finanzas de campaña. Como informó Prensa Libre, cuatro investigaciones podrían llegar al presidente Morales. Tres investigaciones están relacionadas con el tiempo de Morales como secretario general de la FCN y los fondos de campaña que pueden haber recibido de Marlon Monroy Meoño, un narcotraficante, y Alejandro Sinibaldi, ministro de Comunicaciones del presidente Otto Pérez acusado de lavado de dinero. La cuarta es la investigación de fraude contra el hijo de Morales y su hermano.

Ayer, la Associated Press informó que la Fiscal General y jefa del Ministerio Público, Thelma Aldana, pidió a un tribunal que retirara la inmunidad del presidente Morales de enjuiciamiento. Aldana dijo que el partido FCN de Morales no había proporcionado una contabilidad completa de los fondos de campaña ni tampoco había proporcionado el partido informes de gastos de la campaña de 2015. Además, Ivan Velasquez dijo que se escondieron 825.000 dólares en fondos de campaña, así como otras discrepancias financieras.

Las últimas noticias no significan necesariamente que el final está cerca de la presidencia de Jimmy Morales. Sin embargo, muestra hasta qué punto el presidente Morales ha caído de su lema de campaña: ni corrupto ni ladrón.

Apoye a El Hemisferio donando aquí